Cómo limpiar los filtros del aire acondicionado

Muchas de las averías de los equipos de aire acondicionado se evitarían con una correcta limpieza de los filtros.

Los filtros son los encargados de atrapar todas las partículas que hay en el aire para que no lleguen a la máquina y de esta manera protegerla.

Su limpieza es una operación sencilla que podemos realizar en nuestra casa. La frecuencia con la que los limpiemos será función del uso que demos al aire acondicionado, no es lo mismo un aparato funcionando en un dormitorio que una máquina de conductos en un restaurante. En el caso de un aire acondicionado de una vivienda es recomendable limpiarlo al menos 2 veces al año, generalmente al cambiar el modo de funcionamiento de frío a calor y viceversa.

Siempre consulte las instrucciones incluidas en el manual de su equipo, pero de forma general los pasos a seguir para la limpieza de los filtros son los siguientes:

 

  1. Desmontaje

En los equipos de pared se extrae el panel frontal de la unidad interior y quedarán visibles los filtros (consulte el manual de su equipo para más información). Extráigalos con cuidado.

En los aires acondicionados por conductos lo primero será acceder a la unidad interior que suele estar situada en el falso techo del cuarto de baño. Los filtros estarán ubicados en la parte trasera de la máquina.

Hay que tener en cuenta que algunos equipos de conductos tienen filtros que no son lavables, en cuyo caso habrá que sustituirlo por unos filtros nuevos.

  1. Limpieza

La limpieza de los filtros es muy sencilla, se procederá a enjuagarlos con agua o aspirarlos con cuidado con una aspiradora. Si tenemos suciedad resistente podemos frotarlos suavemente con algún jabón blando y agua templada. Nunca debemos utilizar productos abrasivos ni cepillos.

  1. Secado

Antes de volver a instalarlos es importante que los dejemos escurrir hasta que estén secos.

  1. Montaje

Para volver a montar los filtros sólo tendremos que hacer las mismas operaciones que hicimos para desmontarlos pero en orden inverso.

 

Siguiendo estos sencillos pasos estaremos proporcionando el mantenimiento adecuado a los filtros de nuestros aires acondicionados, lo que nos ahorrará averías en el futuro.